¿Qué es el pretend play y cómo beneficia a nuestros niños?

Pretend play o juegos simbolicos

Cuando hablamos de juegos pretend play, nos referimos a juegos de aparentar o juegos simbólicos. Son juegos educativos para los más pequeños de la casa.

Tratan de imitar el mundo adulto, ayudando a nuestros hijos a comprender el mundo que les rodea, poco a poco, de manera natural y en forma de juego.

El pretend play incluye todos aquellos juegos donde se finge una situación real y se lleva al mundo infantil para su mejor entendimiento y aprendizaje. En estos juegos se suelen utilizar, por ejemplo, las muñecas, las ropas de disfraces, los animales de peluche, las casas de muñecas, etc.

El pretend play representa una de las bases más importantes del aprendizaje para nuestros hijos.

A través del juego simbólico, los niños pueden llegar a ser lo que quieran y/o imaginan: jugar a ser cocineros, médicos, bomberos, papá y mamá, etc. Es muy positivo para ellos porque ven que el mundo les ofrece muchas posibilidades.

Estos juegos y juguetes educativos dan la oportunidad a los niños de poner a prueba comportamientos nuevos y desarrollar su imaginación.

Ayudan también al control de los movimientos, aumentan la autonomía de los niños y colaboran en el entendimiento del mundo que tienen a su alrededor.

Gracias a estos juegos simbólicos, los niños desarrollan también la empatía ya que se ponen en el lugar de los otros. En el futuro, estos niños sabrán cómo comportarse como adultos con toda naturalidad, ya que han tenido un periodo de ensayo en su infancia.

Por otra parte, si estos juegos de aparentar son compartidos, los beneficios educativos aumentan.

El hecho de que varios niños colaboren en un mismo juego físico y/o de roles, constituye un recurso esencial para ayudar a desarrollar cualidades emotivas, morales y cognitivas. En estos juegos los niños comparten, cooperan, siguen unos turnos y aprenden a ser pacientes así como obedecen unas normas de grupo.

EJEMPLOS DE PRETEND PLAY

Algunos ejemplos de pretend play o juegos de simulación podrían ser:

-. Jugar a disfrazarse: tanto pueden ser personajes del mundo real (pintores, policías, etc) como del mundo imaginario (superhéroes, princesas de cuento, etc). De esta manera, los niños desarrollan su imaginación, inventan situaciones y resuelven problemas.

-. Jugar con muñecas y casas de muñecas: son juegos de roles, donde los niños adoptan diferentes papeles, establecen sus normas y solucionan conflictos.

-. Jugar a simular comercios y comprar: imitan el mundo cuotidiano que les rodea y que ven a diario. Les ayudará como ensayo del futuro.

-. Jugar a reuniones del té (tea party): estas famosas reuniones de amigos/amigas para tomar el te/café potencian la socialización y la empatía. Además, como la conversación es una de las bases de este pretend play, las habilidades lingüísticas de nuestros niños se desarrollan más rápido.

-. Etc, etc.

Y ahora os toca a vosotros, ¿qué juegos pretend play o juegos de aparentar practicáis con vuestros hijos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *